Vietnam: mujeres políticas vs. valores tradicionales

Hace una semana, el viernes 21 de septiembre de 2018 murió el presidente de la Republica Socialista de Vietnam, Tran Dai Quang. En el sistema comunista vietnamita (como lo es en China o era en los países de la Europa Central y del Este entre 1945-1989), el presidente tiene el impacto omnipotente con el líder del partido comunista, junto con primer ministro y el presidente de la Asamblea Nacional. Estas cuatro personas de facto gobiernan Vietnam.

Tran Dai Quang era presidente desde 2016, tenía apenas 61 años y su vida por delante en el partido comunista y en el país con las visión de reformas estructurales y apertura hacia exterior. El próximo año, Vietnam presidirá los trabajos de la Asociación de las Naciones de Sudeste Asiático (ASEAN por sus siglas en ingles).

Después de su muerte, el vicepresidente gobierna hasta la elección del nuevo presidente por la Asamblea Nacional. Empero, para la sorpresa, la vicepresidenta Dang Thi Ngoc Thinh se convirtió en la primera presidenta en la historia del país comunista. Habría que añadir que la actual presidenta de la Asamblea Nacional es Nguyen Thi Kim Ngan.

¿La participación de las mujeres en Vietnam en los altos puestos directivos nos dice algo sobre el cambio de la sociedad hacia la mayor participación de las mujeres? ¿Si realmente desempeñan ellas poder? ¿Se puede hablar de empoderamiento de las mujeres?

Vietnam es la sociedad patriarcal, confucianista donde la posición de la mujer es socialmente construida a lo largo de siglos. Existen cuatro virtudes de la mujer: công (trabajo domestico), dung (buena apariencia), ngôn (buen lenguaje), hạnh (autorespeto). También las tres obediencias: Tại gia tòng phụ (la mujer no casada tiene que obedecer a su padre), Xuất giá tòng phụ (la mujer casada tiene que obedecer a su marido), Phu tử tòng phụ (la viuda tiene que obedecer a su hijo). A pesar del periodo de “renovación” (Doimoi) en la esfera económica, los valores tradicionales de la familia se preservan (Minh Thi, 2014). Las formas tradicionales y modernas de las participación de la mujer en la sociedad se entrelazan (Minh, 2009). Lo que sí dio resultado para la creación de la categoría “supermujer”, aquella que se integre en el mercado de trabajo de puestos reservados desde hace poco a los hombres y al mismo tiempo no descuide los trabajos del hogar.

  • Ohodarapaaxa

    [Comment awaiting moderation]